Esta pareja vendió todas sus posesiones para navegar por el mundo. Días más tarde, su barco se hundió

Nikki Walsh, de 24 años, y su novio Tanner Broadwell, de 26, decidieron el año pasado que ya no querían trabajar.